“EL CLAN”, LA LAUREADA PELÍCULA DE PABLO TRAPERO, ENCABEZARÁ EL PRÓXIMO FESTIVAL DE CINE ARGENTINO DE LONDRES

 

En el año1982, tras la derrota militar argentina en la Guerra de las Malvinas y la presión popular creciente que fue haciendo desmoronar a la dictadura gobernante, muchos de los parapoliciales que habían integrado los llamados “grupos de tareas” (secuestradores y asesinos dirigidos desde los servicios de inteligencia del gobierno) comenzaron a organizarse por cuenta propia para continuar ejerciendo la violencia, ya no con fines políticos, sino como una forma de actividad rentable. Arquímedes Puccio un oscuro abogado peronista sin ejercicio de su profesión, cuya actividad visible era un pequeño negocio de alimentación en el que trabajaba toda su familia, fue uno de ellos. El director argentino Pablo Trapero logra en este film un sueño que admite haber tenido “desde el momento en que empecé a estudiar cine”: contar la historia de esta familia de asesinos inimaginable.

Puccio, hombre de convicciones morales tradicionales y religiosas, cabeza de una típica familia de clase media con aspiraciones a más, era un personaje frío y calculador cuya influencia y sometimiento psicológico sobre su propia (y numerosa) familia alcanzó niveles patológicos. De entre sus tres hijos varones, a los que desde niños había introducido en el aristocrático mundo del rugby “de Barrio Norte”, destacaba Alejandro, quien llegó a convertirse en uno de los jugadores estrella de Los Pumas, nombre con el que se conoce al seleccionado argentino de ese deporte.

Hacia la última etapa de la dictadura, todavía bajo el manto protector de sus colegas y superiores involucrados en la represión, Puccio empezó a operar por su cuenta con el apoyo de algunos ex represores y de su propia familia que le aseguraba la “logística” manteniendo a sus víctimas secuestradas en su propia casa. En especial de sus hijos varones, y particularmente Alejandro cuya fama lo relacionaba con jóvenes de clase alta, hijos de ricos empresarios, relaciones que aprovechaba el Clan Puccio para elegir a sus víctimas. Los Puccio secuestraban a sus víctimas, cobraban cuantiosos rescates y luego los asesinaban. Hasta que – para resumir – ya reinstalada la democracia a fines de 1983, el propio líder del Clan fue incapaz de advertir el cambio de las “reglas del juego” entre el poder y los antiguos represores, y toda la banda terminó  cayendo algunos años después en las redes policiales dirigidas por los mismos que antes los protegían.

Pablo Trapero, director argentino que comenzó su carrera con la laureada Mundo grúa en el año 1998, autor de un cine de tono realista, técnicamente depurado y comprometido con la realidad social, y que ya había sido consagrado en los Premios Konex de 2011 como uno de los cinco mejores directores argentinos de la década, aún antes de su anterior gran éxito, Elefante blanco, protagonizada por Ricardo Darín; logra en este film un sueño que admite haber tenido “desde el momento en que empecé a estudiar cine”: contar la historia de esta familia de asesinos inimaginables (ninguno de ellos aceptó jamás su culpabilidad, y muchos de sus conocidos siguieron creyéndoles durante años: el propio Arquímedes Puccio insistió siempre en que era la víctima de una oscura trama manipulada por el poder).  Y lo logra en una película de dos horas, con un ritmo sostenido y una narrativa clásica pero impecable, un guión vigoroso y verosímil (escrito también por el propio Trapero), y una actuación memorable del actor Guillermo Franchella en el papel protagónico.  Pero al margen de la historia delictiva en sí misma y de sus evidentes ribetes políticos, uno de los aspectos a resaltar en esta película es la trama psicológica de una familia donde el padre es capaz de  imponer una voluntad férrea que va involucrando como una telaraña a toda la familia alrededor de sus propósitos,  venciendo la resistencia interior y la voluntad de todos ellos mediante una mezcla de chantaje afectivo y compromiso económico (finalmente el hijo menor, Guillermo, fue el único que abandonó el Clan durante una gira deportiva, y de hecho nunca se volvió a saber de él).

El Clan, estrenada en la Argentina el año pasado, logró el éxito de haber superado a la propia oscarizada Relatos Salvajes en su record de taquilla; y obtuvo importantes premios como el Goya de la Academia de España a la Mejor Película Iberoamericana, y el León de Plata en el Festival de Venecia, siendo nominada también para el Oscar de Hollywood. La película de Pablo Trapero –precisamente- será el plato fuerte de la edición de este año del Argentine Film Festival de Londres, que adelanta este año su realización al mes de Agosto, entre los días 18 y 21, en varias salas de la capital británica.

La próxima semana, El Ojo de la Cultura Hispanoamericana dedicará esta página íntegramente al Festival, que alcanza ya su quinta edición, con la presentación de la programación completa y la reseña de los principales films seleccionados, así como todas las actividades paralelas que habitualmente acompañan al principal evento europeo del cine argentino.

 

Comentarios (0)

500 caracteres restantes

Cancel or




Realizado por La Luna Producciones®.
Warning: call_user_func() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'tdo' not found or invalid function name in /home/vgnambyz/public_html/miJoomla/templates/themza_j16_01/html/pagination.php on line 153
Valid XHTML and CSS.