EL MEXICANO GONZÁLEZ IÑÁRRITU, PRIMER LATINOAMERICANO QUE OBTIENE EL MÁXIMO GALARDÓN DE HOLLYWOOD

 

Esta vez acertaron todas las quinielas, hasta las más cautas: Birdman, la tragicomedia del director mexicano Alejandro González Iñarritu, se quedó con casi todo lo bueno de la esperada noche de los Oscar. Mejor Película, Mejor Director y Mejor Guión Original, a lo que hay que agregar una cuarta estatuilla en el nada secundario rubro de Mejor Fotografía.  Las tres primeras, para el propio González Iñarritu, y la cuarta para su cómplice de tantas batallas, el iluminador –también mexicano- Emmanuel Lubezki, alias “El Chivo”. Si con la extraordinaria Babel se quedó a las puertas, esta vez al director que se inició con otra maravilla hecha desde un presupuesto paupérrimo (21 gramos) le tocó la lotería completa.  El cine mexicano se abre camino a pasos agigantados en el panorama actual, y el laureado director no dejó de reivindicar su mexicanidad en su discurso de agradecimiento, pidiendo para sus compatriotas un mejor trato en el país de Hollywood, y para todos ellos “el gobierno que se merecen” (no entró en mayores detalles, claro).

Como para dejar claro que las estatuillas son iguales pero no, Gran Hotel Budapest, la película húngara del director Wes Anderson, se quedó con la misma cantidad que Birdman, pero por las categorías de Banda Sonora, Diseño de Producción, Maquillaje y Peluquería,  y Mejor Vestuario. Premios consuelo, en fin, que difícilmente consolarán a los protagonistas. Boyhood, que partía en los pronósticos como la única capaz de hacerle guerra al film sobre el superhéroe venido a menos interpretado por el grandioso Michael Keaton, se tuvo que conformar con el premio a la Mejor Actriz de Reparto para Patricia Arquette, algo que ya sabía hasta la familia. Peor fue la frustración de American Sniper, que siendo la más nominada, se quedó solo con el humilde galardón al Mejor Montaje Sonoro. La película de Clint Eastwood, que en español recibió el desafortunado título de El francotirador (lo que la retrotrae con todas las consecuencias al abominable film de Michael Cimino de los 70 sobre la guerra de Vietnam) parece haber llegado ya resignada a la ceremonia final, con un tratamiento a mi juicio injusto por parte de la crítica. Otro tanto ocurrió con Whiplash, que obtvo dos premios menores: Mejor Montaje y Mejor Mezcla de Sonido. Y Selma, una excelente película pero que no ha tenido suerte en esto de los premios, se llevó el premio a la Mejor Canción con el emocionante Glory que los asistentes cantaron de pie.

Tampoco hubo nada inesperado entre los premios actorales; Eddy Redmaine y su interpretación del científico Stephen Hawking en La teoría del todo fue el Mejor Actor; Juliane Moore la Mejor Actriz por Siempre Alice; Arquette –como dijimos- la Mejor Secundaria y JK Simmons por Whiplash el Mejor Actor de Reparto.

Quizás el premio más inesperado –aunque muchos lo habían adelantado- estuvo en el rubro de Mejor Película de Habla No Inglesa (que habitualmente conocemos como Mejor Película Extranjera). Si el grueso de los pronósticos auguraban una dura disputa entre la argentina Relatos Salvajes y la franco-mauritana Timbuktu, al final la que se llevó el gato al agua fue Ida, la película polaca de Pawel Pawlikowski  protagonizada por Agata Trzebuchowska.  La historia de la novicia huérfana que descubre que nació en una familia judía y se decide a recuperar su pasado, es una auténtica obra de arte integral, con una estética y sobre todo una fotografía inigualables, obra de Ryszard Lenczewski y Lukasz Zal. Además de la fuerza de la historia en sí misma, que está contada con gran sutileza  y dramatismo no exento de poesía.

Neil Patrick Harris, conductor este año de la gala, no logró a estar a la altura de su papel, y la ceremonia resultó una de las menos atractivas de los últimos años, quizá incluso más por la previsibilidad de sus resultados. No la salvó ni Lady Gaga, quien pretendió en su actuación homenajear a la Judy Garland de aquel recordado clásico que en algunos países de habla hispana se llamó Sonrisas y lágrimas y en otros La novicia rebelde.  Y en los agradecimientos, como siempre, hubo de todo, desde largas retahílas de amigos y familiares, hasta los siempre presentes mensajes políticos que ya van siendo parte del guión de esta ceremonia anual hollywoodense. El más aplaudido, el de Patricia Arquette, que invocó a la “igualdad de la mujer”, o el del compositor de Glory (Mejor Canción) al recordar a los estadounidenses que “vivimos en el país con más encarcelados del mundo”.  Pero para expresiones, también la noche fue de Iñárritu: “"El miedo es el condón de la vida que no te permite hacer lo que quieres; y a Birdman lo hice sin condón”. Dicho y hecho.

Comentarios (0)

500 caracteres restantes

Cancel or




Realizado por La Luna Producciones®.
Warning: call_user_func() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'tdo' not found or invalid function name in /home/vgnambyz/public_html/miJoomla/templates/themza_j16_01/html/pagination.php on line 153
Valid XHTML and CSS.